Inicio : Feria del Libro - Córdoba

Noticias sobre la Feria del Libro 2019

Jóvenes narradores toman el testigo

Atención, abrir en una nueva ventana. Imprimir

Pérez Cubillo presenta la cuarta edición de 'Canciones morenas', de Alvariño. Elvira Navarro, Alba Carballal, Alberto de la Rocha y Tania Padilla, en el bulevar

canciones-morenas

Presentación de la nueva edición de 'Canciones morenas', de José María Alvariño. - A.J. GONZÁLEZ/ MIGUEL ÁNGEL SALAS

Jóvenes autores, la nueva savia literaria que viene pisando fuerte, tomaron ayer la séptima jornada de la Feria del Libro, no solo para dar a conocer sus últimas obras sino también para debatir sobre la narrativa joven actual y el camino hacia la publicación. Junto a ellos, los escolares, futuros lectores, tuvieron un encuentro con el escritor de literatura infantil Pablo Albo, mientras que, por otra parte, se presentaba una preciosa y enriquecida edición de la obra Canciones morenas, de José María Alvariño, a cargo de Juan Pérez Cubillo.

Así pues, una jornada intensa que comenzó por la mañana con los alumnos de Primaria de los colegios Pedagogo García Navarro, Lucano y Ferroviario, que tuvieron la oportunidad de mantener un encuentro con un conocido autor de literatura infantil, Pablo Albo, que les dio a conocer su último libro, ¿Rinoceronte? ¿Qué rinoceronte?, editado por Everest. Después, los mismos grupos de alumnos participaron en la visita guiada La Feria secreta, que les mostró las posibilidades lúdicas de los libros expuestos y la ocasión de divertirse leyendo.

La primera presentación de la tarde fue especial. La nueva edición, la cuarta, que la editorial Depapel ha hecho del libro de poemas Canciones morenas, de José María Alvariño, a cargo de Juan Pérez Cubillo, arrancó con el cante de Bernardo Miranda y la guitarra de Isaac Muñoz, por soleá y por bulerías, «rememorando el homenaje que se le dio a Alvariño en 1987, cuando actuaron El Guerra y El Calli con Tomate el Viejo», apuntó Pérez Cubillo. Explicó que la primera edición de este libro, la de 1935, «la hicieron los amigos del poeta»; la segunda, en 1987, la hizo el Ayuntamiento de Córdoba, «que me la encargaron a mí porque era profesor de Literatura y tenía un vínculo colateral con la familia del poeta, y querían recuperar su figura, pues fue el mejor amigo de García Lorca en Córdoba». Una tercera edición, facsímil, se hizo en el 2006, y esta última «es más ambiciosa», pues incorpora elementos nuevos, referencias de la crítica de la época e incluso un «delicioso artículo» de Iliá Ehrenburg sobre Córdoba que «seguro leyó Alvariño en 1932».

La joven escritora Elvira Navarro presentó su libro La isla de los conejos, editado por Penguin Random House, una colección de 11 perturbadores relatos. La escritora onubense, que fue presentada por Mario Cuenca Sandoval, mostró cómo en estos relatos cortos se introduce en la fantasía y en la rutina, en el terror, en los bordes de las ciudades y los laberintos de la mente.

De la mano de la Fundación Gala de Jóvenes Creadores presentó su primer libro, gestado durante su estancia en esta fundación en Córdoba en el curso 2016-17, la escritora gallega Alba Carvallal. Tres maneras de inducir un coma, editado por Seix Barral, es su primera novela «y estoy muy contenta, está teniendo críticas muy buenas de otros escritores», comentó la escritora a este periódico. Explicó que es «una comedia negra, pero mezcla muchos géneros». En su opinión, «es entretenida de leer, vertiginosa y puede hacer pasar un buen rato a quien la lea». Respecto a la nueva generación de escritores, cree que «desmiente ese comentario rancio de que no escribimos como antes».

[publicado en diario CÓRDOBA 5/4/2019]

 

   

Bulevar de capitanes (opinión Carlos Miraz)

Atención, abrir en una nueva ventana. Imprimir

La Feria del Libro, el escritor Walt Whitman y las hojas de nuevas lecturas que nos aguardan

bulevar-capitanes

Bulevar de capitanes

Circula estos días por las redes un vídeo en el que alumnos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Valladolid tributan un cariñoso homenaje a un querido profesor que se despide de las aulas para iniciar su jubilación. Y lo hacen rememorando la emotiva escena final del film El club de los poetas muertos poniéndose en pie sobre sus pupitres y recitando el primer verso de ¡Oh capitán, mi capitán!, el famoso poema que Walt Whitman escribió en homenaje y recuerdo de Abraham Lincoln.

Probablemente si preguntásemos al azar a cualquiera de los ciudadanos que estos días visitan la Feria del Libro por el célebre autor de Hojas de hierba, cuyo bicentenario conmemora la Muestra, podríamos darnos por más que satisfechos si lo identificasen como tal. Pero quizá tuviéramos algo más de suerte con el verso de referencia. Y a lo mejor hasta alguien nos diría cómo nuestro capitán yace sobre la cubierta «fallen, cold and dead». Ningún sitio mejor que la avenida de otro gran capitán para recordar esta composición, con rima y ritmo, que paradójicamente es una de las más populares de quien pasa por ser uno de los campeones del verso libre. Y que cierra, a modo de apéndice adjunto, la última versión de su obra maestra, la citada Leaves of grass, un conjunto de poemas que Whitman incrementaba, suprimía o corregía constantemente (de doce en la primera edición a varios cientos en la última) en su afán de llegar a un lector al que, en un momento determinado, le dice: «Si no das conmigo al principio no te desanimes, si no me encuentras en un lugar busca en otro, en algún sitio te estaré esperando...».

Una colección cuya primera edición no llevaba ni su nombre, ni el de su editor y cuyas creaciones carecían de título, aunque, eso sí, incluía un retrato del autor. Se ve que, al final, este no pudo resistir un anonimato tan acusado. Y es que, aunque sus exégetas tiendan a disculparle, Whitman, quien además de trabajar como tipógrafo profesional también practicó el periodismo, fue un aplicado propagandista de sí mismo, bien escribiendo autoelogios en recensiones sin firma, bien propiciando textos favorables en periódicos amigos.

Barajando capitanes y anonimatos es curioso constatar que Los versos del capitán, una de las obras maestras de Pablo Neruda, también aparecieron de modo anónimo en una edición limitada de 44 ejemplares. Neruda, que escribió una oda a Walt Whitman y que comparte con él temáticas como la Naturaleza, el amor carnal, el canto a lo americano y la pasión por la libertad, probablemente quiso evitar que la autoría de esos poemas, fruto de una relación furtiva, fuese conocida por su mujer, de la que luego se separaría. Solo años más tarde reconoció la paternidad de la obra. Y si Whitman invita a sus lectores a buscarle, Neruda les dice a los suyos que algún día, en cualquier parte, en cualquier lugar, indefectiblemente se encontrarán a sí mismos y esa, solo esa, puede ser la más feliz o la más amarga de sus horas. Otro grande de la literatura continental americana, Borges, que también hizo y rehízo varias veces sus primeros libros de poemas, no solo dedicó varios años a traducir Hojas de hierba, sino que también escribió diversos ensayos y hasta un soneto sobre el norteamericano, fascinado por su obra.

No está mal recordarle estas mañanas de una primavera que a veces hay que ayudar a traer, pero que este año nos ha llegado tan descarada a la hora de hacer florecer el azahar como casquivana deshojando --ella también-- la margarita de las lluvias sobre una de sus dos víctimas favoritas: la Feria del Libro. La otra son los desfiles procesionales (aunque aquí siempre quepa tratar de obtener una cierta garantía de seguridad encendiendo velas a la Virgen). Primavera que, también como casi siempre, evoca brisas republicanas y recupera estos días, para bien, memorias de exiliados, silenciados y desaparecidos. Ya se sabe que los idus que se llevan repúblicas en marzo las traen de nuevo en abril (si bien este mes caen en trece) y que entre el morado y el violeta transitan toda clase de caminos, desde los reivindicativos de género o los de la representación popular hasta aquellos que se diversifican en variedades florales imperiales o escalan esencias divinas.

Celebremos que la Feria también nos traiga, junto a las de Whitman las hojas de nuevos libros. Y, lo que es más importante, las primeras de muchos autores que, muy probablemente sin saberlo, hacen honor con ellas a otros famosos versos suyos: «No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte, que es casi un deber (...) no dejes de creer que las palabras y las poesías sí pueden cambiar el mundo (...) aunque el viento sople en contra, la poderosa obra continúa: tú puedes aportar una estrofa. No dejes nunca de soñar, porque en sueños es libre el hombre...». Tampoco está mal recordarlos en época de elecciones. Ni a él en una ciudad que entiende mucho de grandes capitanes.

[publicado en diario CÓRDOBA 4/4/2019]

 

   

Porcentajes (opinión Juana Castro)

Atención, abrir en una nueva ventana. Imprimir

 

 

Tengo la insana costumbre de contar, en cada actividad cultural o artística que vea anunciada, el número de mujeres y hombres intervinientes. Ciclos de poesía, flamenco, conferenciantes, dirección de películas y teatro, fotografía, presentaciones de libros... Da igual de aquello que se trate, yo cuento.

Aunque todo el mundo anda echándose las manos a la cabeza en la radio, en televisión y en las redes cuando ve los números y aduce su serie de razones para explicar la realidad y su otra serie de medidas –futuras– para enmendar la situación, la cuestión es que todo sigue igual. Hay una mente universal masculina que lo piensa y lo organiza todo. El mundo se ha regido siempre por ese pensamiento patriarcal que consiste en imaginar lo humano con cuerpo, apariencia, cara y cabeza de hombre. "El hombre" fue y sigue siendo la manera en que el lenguaje nombra a la humanidad.

Lo humano es uno, pero los sexos son dos, decíamos las mujeres ya en los años del posfranquismo. Y a pesar de que el hecho lo tenemos delante, en la calle, en la oficina, en sanidad, en la circulación, en la universidad, en el barrio... todo sigue siendo uno y lo mismo.

No hay que irse lejos. En la feria del libro de Córdoba, que está celebrándose estos días, podemos verlo otra vez. Autores en la feria: 8 mujeres y 24 hombres, 25 % chicas, 75 % chicos. Luego lo arreglamos un poco poniendo presentadoras, una mujer en cada mesa redonda, en las firmas, en las actividades infantiles... Y así puede salirnos un poquito cambiado el porcentaje: 29 % mujeres, 71 % hombres. ¡Seguimos!

[publicado en Cadena Ser 4/4/2019]

   

Feria - Caligrafía (opinión Miguel Donato )

Atención, abrir en una nueva ventana. Imprimir

996El salón de belleza está lleno de marineros, la Feria del Libro está en la ciudad (hasta el 7 de abril). Yo no debo ir a la feria del libro como un ludópata no debe ir a un casino o lanzar el reloj de su abuelo al centro de una timba clandestina. Pero allí estábamos, como vikingos sanguinarios, la cabeza llena de niebla de Lindisfarne y la Cabalgata de las valquirias. Era obvio que íbamos a saquear esas sagradas reliquias. Mentalmente, claro. La mejor épica pasa en tu cabeza.

En la feria puede jugarse a reconocer lectores. El bestiario personal de cada librero debe permitirle identificar la religión libresca por la forma de hojear, como huellas en la nieve. Vernos de lejos, melena al viento, e ir preparando alguno de Malaz, o concluir que en tu panteón solo hay rusos que llevan muertos cien años. Y Nabokov.

Fluía una corriente de lectores muy curtidos desde los últimos puestos de la feria. Les habían dado los libros envueltos en papel de estraza y tenían la sonrisa típica del placer culpable, del que está pillando de contrabando algo glorioso y un poco inmoral que piensa consumir de modo inmediato. «Algo pasa». Y pasaba que en el puesto de Bandaàparte estaban poniendo en circulación el negrísimo oro de Dirty Works, una editorial que se ha echado a la espalda traducirnos a escritores del Sur de los Estados Unidos brutales y sorprendentemente ignorados en nuestras letras. Si cada libro te acelera y te da un nuevo poder, estos te hacen crecer escamas de cocodrilo, de dragón de pantano, intimidantes como el uranio.

Aprovechen y lean algo de Harry Crews. Crews era en público un tipo lleno de tatuajes impíos, heroinómano, con media cabeza rapada y fuertemente alcoholizado. En privado, tenía un sótano en el que escribía con desesperación, lúcidamente sobrio, con varios archivadores llenos de sus manuscritos, en conversación constante con ellos. Se sabía la obra de Shakespeare de memoria y llegó a una conclusión típica de un cerebro de primera enfrentado a una vida, una salud, unos vicios, un infierno personal de tercera o cuarta: sobrevivir es triunfo suficiente. Daba la clave para entender a un drogadicto, señalándose una bisagra tatuada en la sangradura, que marcaba los puntos en los que inyectarse: en cuanto te entra la droga, sales del infierno y ves a dios.

Una parte importante de la inteligencia es poder sostener una idea en la cabeza, para admirarla y sopesarla, sin convencerse por ella. No tiene que gustarnos un artista para asimilar su obra, ni pedir la prohibición puritana de algo por el mero hecho de nuestro desacuerdo. Leer duplica la vida. Leer es ser arrogante ante la mortalidad. Otro tatuaje de Crews, verso de Cummings: how do you like your blue-eyed boy Mister Death. ¿Le está gustando su chico de ojos azules, señor Muerte?

En la feria venden placeres para todos (este es el circo al que llevar a los niños) y chupitos de bourbon Bulleit por el precio de un libro. Ojalá estén buscando ya sus llaves para salir..

[publicado en diario CÓRDOBA 4/4/2019]

 

   

Poesía, transgresión y héroes destronados

Atención, abrir en una nueva ventana. Imprimir

La poesía de María Rosal centra una doble presentación en la Feria del Libro: un ensayo sobre su impronta clásica y una traducción al italiano

licia Vara, María Rosal y Alessia della Roca, en la Feria del Libro. / JORDI VIDAL

Alicia Vara, María Rosal y Alessia della Roca, en la Feria del Libro. / JORDI VIDAL

La transgresión en la poesía de María Rosal es el eje del estudio que la profesora de la Universidad de Córdoba (UCO) Alicia Vara ha dedicado a la escritora cordobesa y para ello ha seleccionado un conjunto de poemas que le recordaban a la tradición clásica, al Barroco pero también al Renacimiento y la tradición grecolatina.

La impronta clásica en la poesía de María Rosal es el título de este ensayo, que se ha presentado este martes en la Feria del Libro y en el que Vara parte de un corpus de 62 poemas que comienza con Sibila (1993) y finaliza con Carmín rojo sangre (2016).

Héroes destronados, fantasmas relacionados con el patriarcado, las musas como sujetos poéticos o la humanización de las sirenas son algunos aspectos que María Rosal trata en estos poemas de una forma transgresora y muy contemporánea.

A TRAVÉS DE ELEMENTOS TRADICIONALES CUESTIONA EL PATRIARCADO EN LA LITERATURA

Así, el hallazgo o hilo conductor de este estudio es "cómo la autora utiliza elementos tradicionales para cuestionar no solo el androcentrismo de la tradición literaria y artística sino también el patriarcado y el punto de vista exclusivamente masculino de las historias", indica Vara.

Además de este ensayo, la Feria del Libro también ha acogido la presentación de Rinascere a Oriente, una traducción al italiano de la antología de María Rosal Al este del andén realizada por Alessia della Roca, profesora de la Universidad Internacional de Roma. En este caso, los poemas que se reúnen tienen un tono más irónico o humorístico.

Della Roca –que ha estudiado traducción y en particular le interesa la poética– conoció la obra de la autora de Otra vez Bartleby gracias a su director de tesis de máster. A raíz de ese descubrimiento ha traducido Al este del andén, un conjunto de poemas que abarcan varios años, lo que hace que no haya un mismo eje temático.

Por tanto, "los dos libros que se presentan se complementan", señala Rosal. Rinascere a Oriente es una edición bilingüe de poemas "que tienen más que ver con una revisión irónica de la tradición y, sobre todo, con un contexto mucho más contemporáneo", agrega la poeta.

"Mi trabajo tiene siempre que ver con hacer visible la obra de otras mujeres, entonces que ahora sean otras dos mujeres con una formación tan seria como ellas las que lo hagan con mi obra me llena de alegría", manifiesta la escritora, que piensa que es "un acto de generosidad haber dedicado tanto tiempo de estudio a mi poesía".

Antonio Luis Ginés, Ana Belén Ramos, Estefanía Cabello, Pablo García Casado y Francisco Gálvez. / JORDI VIDAL

Antonio Luis Ginés, Ana Belén Ramos, Estefanía Cabello, Pablo García Casado y Francisco Gálvez. / JORDI VIDAL

Alicia Vara y María Rosal son compañeras de trabajo, mientras que Alessia della Roca ha venido en varias ocasiones desde Italia para debatir la interpretación de algunos poemas y encontrar ese punto justo de traducción al italiano.

La profesora italiana se puso en contacto con Rosal porque había leído su poesía y le había interesado: "fue fantástico encontrar a una lectora atenta en otro país, en otro idioma, que haya tenido la generosidad de traducirme", reconoce la también responsable de la Cátedra de Estudios sobre la Mujer Leonor de Guzmán de la UCO.

María Rosal ya había sido traducida al italiano con su obra La resaca del fuego, en 2002; y ha aparecido en varias antologías en inglés y griego.

Además, la quinta jornada de la Feria ha contado con la presentación de Petit Paris de Justo Navarro y una lectura poética titulada Los poetas cordobeses leen a Walt Whitman en la que han participado Francisco Gálvez, Estefanía Cabello, Pablo García Casado, Antonio Luis Ginés y Ana Belén Ramos.

Programa del miércoles

Este miércoles el protagonista del programa será el politólogo Pablo Simón, que mantendrá, a las 20:00, un encuentro con los clubes de lectura de la Red Municipal de Bibliotecas sobre su ensayo El príncipe moderno. Antes, a las 19:00, el editor y crítico Constantino Bértolo y el escritor Juan Bonilla participarán en la mesa redonda Herman Melville y la gran novela americana, programada con motivo del bicentenario del autor de Moby Dick. Por la caseta de firmas pasará Amelia Serrano con sus Relatos químicos (18:00).

[publicado en El Día de Córdoba 2/4/2019]

 

   

Los versos reinan en el Bulevar

Atención, abrir en una nueva ventana. Imprimir

Justo Navarro presenta 'Petit París', una intriga en la Francia de la Segunda Guerra Mundial. Whitman recibe un tributo en su bicentenario y una mesa redonda analiza la poesía de María Rosal

Participantes en el homenaje que ayer recibió Walt Whitman en la Feria del Libro

Participantes en el homenaje que ayer recibió Walt Whitman en la Feria del Libro

Los versos tomaron ayer el Bulevar del Gran Capitán en la quinta jornada de la Feria del Libro, que rindió un homenaje a Walt Whitman en el bicentenario de su nacimiento, aunque también tuvieron protagonismo los poemas de la cordobesa María Rosal. Por otro lado, la fiesta de la lectura compartió un encuentro con el escritor Justo Navarro, que habló de su último libro, Petit París, y Fran Pintadera -narrador oral, director de teatro social y escritor de literatura infantil-, que mantuvo un encuentro con alumnos de primer ciclo de Primaria de los CEIP Pedagogo García Navarro y Ciudad Jardín a propósito de su último libro, Los valientes caballeros (Tres Tristes Tigres).

La tarde comenzó en el Bulevar con una mesa redonda conducida por el periodista Francisco A. Carrasco en torno a la poesía de María Rosal, en la que se presentaron dos importantes volúmenes sobre sus versos. Por un lado, Alessia della Rocha ha traducido al italiano los versos de la poeta en Rinascere a Oriente, un volumen que ha convertido en bilingüe la obra Al este del andén, mientras que Alicia Vara dio a conocer La impronta clásica en la poesía de María Rosal, un estudio profundo y extenso en el que ahonda en los referentes clásicos de los versos de la autora cordobesa, tanto en el uso de la métrica como de la mitología, siempre bajo una revisión feminista. Para Rosal, «que dos personas expertas, una en la traducción y otra en la interpretación y la crítica literaria, se hayan ocupado de mi poesía me da una gran alegría y, sobre todo, siento mucho agradecimiento y emoción».

HOMENAJE // Tras la poesía de Rosal, la Feria del Libro retrocedió 200 años con el homenaje a Whitman, considerado el padre de la poesía moderna norteamerica y del verso libre. «Durante un tiempo, pensé en Whitman no solo como un gran poeta, sino como el único poeta. De hecho, llegué a pensar que todos los poetas del mundo hasta 1855 se habían limitado a conducir hacia Whitman, y no imitarlo era una demostración de ignorancia», decía Borges sobre este autor, cuya influencia en la poesía mundial es enorme, y no solo en el mundo anglosajón, sino también en la poesía de habla hispana, como León Felipe, Neruda o Lorca, según señaló Ana Ramos, coordinadora de este tributo. En este acto intervinieron Estefanía Cabello, Francisco Gálvez, Pablo García Casado y Antonio Luis Ginés. Todos ellos hablaron de sus experiencias personales ante la lectura de Whitman y recitaron algunos de sus versos.

En cuanto a las presentaciones de obras, el escritor Justo Navarro recaló ayer en la Feria del Libro de Córdoba con Petit París, una novela negra en la que vuelve al comisario Polo de Gran Granada (2015), al que rejuvenece 20 años para trasladarlo al París de 1943, en plena Guerra Mundial. La acción se desarrolla cuando los alemanes «están empezando a perder la guerra y en la ciudad hay una especie de aire de descomposición, que siempre viene bien para las novelas de crímenes e intriga», señaló el autor.

«El comisario Polo tenía ganas de moverse», aunque «las fechas las elijo por azar», prosiguió Navarro, que explicó que, documentándose en los periódicos de la época para esta novela, descubrió que ese año tuvo lugar el gran bombardeo de París el 4 de abril por los aliados, un episodio que también se refleja en la novela. «Me gusta inventar un ambiente y la mejor manera es buscar en la prensa», continuó, mientras Bernardo Ríos, su presentador, subrayó que esta novela «transmite un pasado y la influencia que puede tener en el presente actual».

Por último, por la feria pasaron a firmar ejemplares de su libros los escritores Julio Merino, que atendió a los lectores de Grandes personajes de la España del siglo XX, y Rafael Herrera, que llegó con su libro Suite.

[publicado en diario CÓRDOBA 3/4/2019]

 

   

La Feria del Libro rinde homenaje a 'Fuenteovejuna' y al escritor Primo Levi

Atención, abrir en una nueva ventana. Imprimir

Nando López presenta 'Nadie nos oye' con alumnos de Secundaria. María Tena reivindica el amor a la vida y la libertad en 'Nada que no sepas'

tena-lozano

María Tena (derecha) y Carmen Lozano, ayer en Le Feria del Libro, donde se presentó 'Nada que no sepas'. - SÁNCHEZ MORENO

La Feria del Libro de Córdoba fue ayer escenario de dos homenajes que coinciden con sendos aniversarios. El primero, el del escritor italiano de origen sefardí y superviviente del holocausto nazi Primo Levi, que se conmemoró con una conferencia a cargo de Carmen Blanco y Celia Fernández, catedrática de Filología italiana y profesora de Teoría de la Literatura de la UCO, respectivamente, sobre Auschwitz y la memoria de Europa, que dio paso después a la proyección del documental The 81st blow, sobre el genocidio del que fue víctima la comunidad judía europea en la era nazi.

La presentación de la biografía Lope: el verso y la vida, del catedrático de Literatura Antonio Sánchez Jiménez, sirvió para enmarcar el 400 aniversario de la obra Fuenteovejuna y para desgranar la figura y el talento arrollador de este literato.

Además, la Feria del Libro recibió ayer la visita de María Tena, la autora de Nada que no sepas, premio Tusquets Editores de Novelas 2018, que mantuvo una conversación con la periodista de CÓRDOBA Carmen Lozano en la que compartió el origen de una novela que, en pleno siglo XXI, según dijo, y gracias a las redes sociales, le está permitiendo redescubrir cada día a través de sus lectores. Esta obra, en la que reivindica «el amor a la vida y la libertad» que experimentó en el Uruguay de los 60, donde pasó parte de su niñez, y donde sitúa ahora a la narradora y protagonista de su novela. Según la autora, este libro le ha permitido rehacer un mundo a partir de historias, sueños e incluso mentiras relatadas por quienes conoció en otro tiempo para crear una historia «que no es real, pero que tiene algo que está llegando a los lectores, que es la coherencia». La misma que, según la escritora, la hizo llorar durante horas cuando acabó de escribirla. En Nada que no sepas, María Tena recuerda la experiencia de la libertad, el sexo y el paso del tiempo de una mujer que vivió como adolescente en un paraíso despreocupado y feliz al que intenta volver años después en plena crisis de pareja para descubrir, en una trama cargada de suspense, los secretos de sus padres. «Me he dado cuenta además, mientras escribía, de la enorme presencia que tienen los padres a lo largo de nuestra vida, incluso después de su muerte siguen estando ahí, dándote la lata», aseguró.

Por su parte, el novelista, dramaturgo y doctor cum laude en Filología Hispánica Nando López inauguró ayer los encuentros con estudiantes y presentó su novela Nadie nos oye, publicada por Santillana en su colección de literatura infantil y juvenil Loqueleo, ante alumnos de los IES Santa Rosa de Lima y Fuensanta. Tras el encuentro, Pedro Mantero, de la compañía del Medio Real, guió a los chavales a la llamada Feria Secreta, en la que les mostró las posibilidades lúdicas que tienen los libros expuestos para motivarles a divertirse leyendo. Por la tarde, Pilar Redondo firmó ejemplares de su libro infantil Felipo y Clotilde.

La Feria del Libro acogerá hoy una lectura poética en la que los poetas cordobeses Estefanía Cabello, Francisco Gálvez, Pablo García Casado y Antonio Luis Ginés leerán a Walt Whitman y se presentará Rinascere a Oriente, la traducción al italiano de la antología de poemas de María Rosal Al este del andén, y La impronta clásica en la poesía de María Rosal, de Alicia Vara López, en una mesa redonda que conducirá el periodista Francisco A. Carrasco.

[publicado en diario CÓRDOBA 2/4/2019]

 

   

María Tena apela a la “verdad literaria” como método para revivir los recuerdos

Atención, abrir en una nueva ventana. Imprimir

La escritora presenta 'Nada que no sepas', novela con la que ha conseguido el Premio Tusquets, mientras Antonio Sánchez Jiménez acerca la vida y obra de Lope de Vega.

Maria-Tena-Carmen-Lozano

María Tena ha vuelto a su adolescencia en Nada que no sepas, una novela en la que rememora desde la "verdad literaria" su vida en el Uruguay de los años 60 junto a su familia. La ganadora del Premio Tusquets 2018 ha presentado este lunes en la Feria del Libro esta obra en la que hace un homenaje a sus padres y a aquella época, al ambiente de libertad y cultura que vivió los cinco años que pasó en el país sudamericano.

Al principio la escritora montó la historia como siempre hace con todas sus novelas, "en plan técnico", pero "cuando la acabé me pasé cuatro días llorando por una sensación de volver al pasado". "Todo lo que estoy contando no fue verdad, pero hay como una verdad ahí detrás, una verdad literaria", ha expuesto.

A su vez, Nada que no sepas es también "una novela sobre los padres porque a los padres nunca los llegas a conocer del todo; cuando mueren, se te quedan un montón de preguntas que hacerles".

HACE UN HOMENAJE A SUS PADRES Y A AQUELLA ÉPOCA, AL AMBIENTE DE LIBERTAD Y CULTURA QUE VIVIÓ

Por eso, esta obra "es también una pregunta a mis padres" en la que les cuestiona "qué hacíais, cómo lo pasabais y por qué nos devolvisteis a España". Lo que sí tiene claro es que "sembraron una semilla de libertad en nosotros, ese país nos cambió y no seríamos iguales si no hubiéramos pasado por Uruguay", ha aseverado la escritora, que ha estado acompañada en este acto por la periodista Carmen Lozano.

Después de 40 años, cuando sus padres ya habían muerto y a petición de un hermano, María volvió a Uruguay y "la gente empezó a contarme lo que era esa época de verdad, desde el punto de vista de los adultos, porque yo lo había vivido como una niña". Así, le dijeron que en aquellos años "la gente se quería mucho y amaba mucho la libertad".

En España en ese momento estaba Franco y "para mis padres fue un shock total encontrarse con un país tan laico, tan libre, de gente que disfrutaba mucho y también de cierta libertad que no se sabe bien si era sexual, pero desde luego eran muy amigos, se reían mucho y lo pasaban muy bien", ha apuntado.

En Nada que no sepas María Tena cuenta cómo en plena crisis de pareja, la narradora de la novela vuelve al episodio que marcó el final abrupto de su adolescencia y de los años más felices de su familia: la muerte inesperada de su madre en el Uruguay de finales de los 60.

Allí busca el reencuentro con amigas de la infancia, con las mujeres que conocieron a su padre y con aquellos que puedan contarle por qué ella y su hermano tuvieron que partir para España apresuradamente tras el fallecimiento de la madre.

Antonio-Sanchez-Jimenez-Pedro-Ruiz-Perez

Antonio Sánchez Jiménez y Pedro Ruiz Pérez.Antonio Sánchez Jiménez y Pedro Ruiz Pérez.

Por otra parte, otra de las citas del día ha sido la presentación de Lope. El verso y la vida, de Antonio Sánchez Jiménez, una biografía que abarca tanto el aspecto vital como la escritura del autor de Fuenteovejuna, obra que a su vez cumple 400 años.

Sánchez Jiménez refleja en este libro la apasionada y apasionante vida de Lope de Vega, un escritor que creó una imagen de marca que sobrepasó la realidad. De hecho, incluso acuñó un sello con su nombre y su cara para estampar sus escritos. Esto muestra la profesionalización a la que llegó el autor de El caballero de Olmedo.

Además, las profesoras de la Universidad de Córdoba Carmen F. Blanco y Celia Fernández Prieto celebraron el centenario de Primo Levi con la conferencia La trilogía de Auschwitz y la memoria de Europa.

Programa del martes

Para este martes la Feria del Libro programa la presentación, a las 18:00, de Rinascere a Oriente, traducción al italiano de la antología de poemas de María Rosal Al este del andén, que ha realizado Allessia della Roca, y el ensayo La impronta clásica en la poesía de María Rosal, de Alicia Vara López.

Además, a las 20:00, Justo Navarro llegará con su más reciente novela, Petit Paris; mientras que a las 19:00 habrá una mesa redonda y lectura poética bajo el título Los poetas cordobeses leen a Walt Whitman.

En esta actividad participarán Estefanía Cabello, Francisco Gálvez, Pablo García Casado y Antonio Luis Ginés, y moderará Ana Belén Ramos.

Dentro de los actos programados por la Feria del Libro con motivo del centenario del escritor italiano de origen sefardí y superviviente del Holocausto Primo Levi, a las 18:00 y las 20:30 se podrán ver en la Filmoteca de Andalucía los documentales Llamas en la cenizas y El último mar, respectivamente, que completan la trilogía dedicada al Holocausto realizada por David Bergman, Jacques Ehrlich y Haim Gouri.

[publicado en El Día de Córdoba 1/4/2019]

 

   

Félix de Azúa presenta ‘Volver la mirada’, una colección de crítica sobre pintura y arquitectura

Atención, abrir en una nueva ventana. Imprimir

La jornada albergará la primera actividad infantil de la feria y la presentación de 'Comedia'

Felix-Azua

La segunda jornada de la Feria del Libro de Córdoba tendrá como uno de sus eventos principales la presentación de la colección de ensayos de crítica de arte de Félix de Azúa Volver la mirada. Ensayos sobre arte.

En esta obra, Azúa recoge sus escritos sobre pintura y arquitectura que ha recopilado durante los últimos 20 años, incluyendo algunos textos que no han sido publicados. El acto incluirá un debate presentado por Marta Jiménez y tendrá lugar a las 20:00 en el bulevar del libro. A esa misma hora, en la caseta de firmas, el autor David G. Lago firmará ejemplares de Animalicémonos.

Otro de los momentos destacados será la presentación a las 19:00 de la versión del clásico de Dante Alighieri Comedia, que en este caso incluye un prólogo, comentarios y traducción de José María Micó. Además, hoy será el primer día en el que tendrá lugar una actividad infantil. A las 12:00 comenzará el pasacalles con la banda del Capitán Topacio.

La presentación de Córdoba, sueño de luz y eternidad abrirá a las 11:00 la jornada junto con la firma de ejemplares de Vivimos en un mundo soñado de José Antonio Cerdán. Además, a las 12:00 se celebrará el encuentro con los clubes de lectura de la Red Municipal de Bibliotecas.

Las firmas de Sara Mesa con Cara de pan y Patricio Hidalgo con El ejército de las sombras concluyen las actividades matutinas.

Ya en la tarde, a las 18:00 Roberto Loya firmará La sombra de Buda, a la vez que se presentará la reedición de Historia de Córdoba, de Antonio Jaén Morente Además, junto a los encuentros citados anteriormente, Juan José Primo Jurado firmará a partir de las 19:00 ejemplares de Esto no estaba en mi libro de la guerra fría.

Las actividades de la feria del libro, inaugurada ayer 29 de marzo, se extenderán hasta el próximo domingo 7 de abril.

[publicado en El Día de Córdoba 30/3/2019]

   

Opinión : Manuel Fernández La Feria del libro - Posible spam

Atención, abrir en una nueva ventana. Imprimir

Salía de mi piso y adelanté a dos viejecitas que caminaban tan despacio como su vida. «¿Qué te parece la forma de hablar que tienen estas muchachas?» le dijo una a la otra, sorprendida, cuando una mozuela, sola, pero con auriculares que parecían de la tercera guerra mundial, iba hablando con tanta contundencia por la calle que seguramente había revolucionado a los vecinos que dormían la siesta. En el autobús los viajeros esa tarde iban casi en silencio. Hasta que una de ellas empezó a relatar por el móvil las ventajas del apartamento que se había alquilado en Benalmádena. «Tiene 140 metros cuadrados, vistas al mar y dos cuartos de baño». Iba a preguntarle el precio --lo mismo que todo el autobús-- cuando llegó mi parada.

De vuelta a mi casa, en la entrada del portal había tres libros, dos del Papa y uno de viajes, al lado de un cartel que decía «Llévame, no me tires». Seguí viajando en un día de cumpleaños en el que la vida se manifiesta a su manera y me fui a la Biblioteca Central, aquel cuartel de Lepanto que antes era el soporte de las bravuconerías hispanas y hoy el contenedor de la cultura más cercana en el que la Asociación Cultural Mucho Cuento, en la que está nuestro compañero Francisco Antonio Carrasco, presentaba el libro Otros cuentos de amor, de locura y de muerte.

A la salida, cuando ya íbamos para los sitios de celebración, vi el soporte escrito de la 46 edición de la Feria del Libro de Córdoba que pregona «Compra libros, compra cultura», del 29 (ayer) de marzo al 7 de abril en el bulevar del Gran Capitán. Me olvidé de los cansinos soliloquios de las conversaciones de los móviles por la calle, que no aportan nada, y me fijé en el librito, que habla del 200 aniversario de Herman Melville, autor de la novela Moby Dick. Y en los libros, esa necesidad tan querida que las estanterías de nuestras habitaciones han sido los espacios de una necesidad imposible para quienes presumen de no haber leído nunca.

Hasta la semana que viene, cuando el día ya tendrá una hora más de luz, durará la Feria del Libro, un tiempo en que nuestro espíritu volará a su aire y donde las nubes nos volverán a recordar que el agua, como la lectura, es también una necesidad vital.

[publicado en diario CÓRDOBA 30/3/2019]

   

Página 2 de 4